VISITA ESTE ESPACIO Y DESCUBRE EUROPA Y SU CONSEJO

VISITA ESTE ESPACIO Y DESCUBRE EUROPA Y SU CONSEJO
Esta fue la imagen del año de inicio ¿buscamos la del 2016? POSA EL RATÓN EN LA IMAGEN y ¡adelante!

jueves, 30 de septiembre de 2010

CEFIRE

Conchita nos ha hablado del CEFIRE pero hoy lo presentamos desde otra perspectiva. 
Sento es un contador de cuentos y un viajero infantigable que nos acerca a la institución con todo el cariño de quien ha dejado sus pisadas en ella.
Amiga doña Díriga, me pides que te hable del CEFIRE . Te cuento los primeros recuerdos que vienen a mi corazón cuando pienso esos años tan recientes y, a la vez, lejanos ya en mi mente.
Llegué por casualidad, por un azar del destino, al CEFIRE (Centre de Formació, Innovació i Recursos educatius) d’Ontinyent, al sur de la provincia de Valencia, en 2002, como Asesor de Lenguas extranjeras. Aquel mes de septiembre recorrí toda la comarca de La Vall d’Albaida; visité las escuelas rurales, los colegios y los institutos; unos 50 centros educativos en total. Fue una experiencia reveladora. Fui testigo de la importante tarea educativa de maestros y maestras anónimos, quienes entregaban lo mejor de sí mismos, rodeados a veces de no pocas dificultades, a la escuelita del pueblo. Descubrí experiencias de compromiso, de innovación, que en su mayoría no eran conocidas ni valoradas, debido en parte a su aislamiento.
El CEFIRE era un centro más bien alejado, de trabajo burocrático de organización de cursos, una especie de “factoría de certificados”, necesarios para los sexenios.

De nuevo el azar me brindó una oportunidad única en mi carrera profesional: en septiembre de 2003 fui nombrado Director del CEFIRE, al frente de un equipo humano que en 2 años se renovó por completo.
Podría estar horas y horas contándote la riqueza de aquellos años hasta que llegué a Londres en enero de 2009, por otro capricho del destino.
Te voy a destacar lo que a mi juicio supuso la mayor satisfacción profesional en el desempeño de esa responsabilidad directiva en la red de Formación del Profesorado.
Introduje e impulsé las asesorías de referencia, que permitieron acercar la Formación a los centros, dar protagonismo a los proyectos educativos de los colegios y escuelas rurales, y presentar sus experiencias en Jornadas Educativas y cursos de todo tipo. Fue sobretodo una decidida apuesta de amor al trabajo en equipo, a la formación compartida, al aprendizaje cooperativo…Significó orientar los focos a la realidad de cada escuela, a las necesidades formativas de los equipos docentes, a estimular y favorecer las experiencias innovadoras en cada rincón de la comarca. En resumen, nos dedicamos a poner los mecanismos de la administración al servicio de la renovación pedagógica, al servicio de los auténticos protagonistas: las comunidades educativas.
Creo que esa fue, modestamente, mi mayor aportación: creer en la escuela, confiar en el profesorado y ayudar a los grupos de trabajo, atendiendo a las necesidades formativas de cada equipo docente.

¿Y sabes lo mejor, amiga ? Aprendí tanto, recibí tanto, compartí tanto, que me siento regalado por la Vida y en deuda con ella.
Evocando ahora aquellos años tan intensos, una amplia sonrisa se dibuja en mi rostro y una honda satisfacción anida en mi corazón.
Gracias, CEFIRE. Gracias, doña Díriga.

Sento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada